FEMINISMO ¿ISLÁMICO?: logros y retos de las mujeres en Oriente Próximo.

 05·03·2018      IgualdadNuestros trabajosPortada

Enmarcada dentro de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el pasado 2 de marzo tuvimos la ocasión de escuchar a la escritora y politóloga iraní NAZANIN ARMANIAN.

 

El Salón de Actos de la CASA DEL ESTUDIANTE de la UNIVERSIDAD DE VALLADOLID se quedó pequeño para acoger a todas las personas que acudieron a escuchar a esta profesora de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y especialista en temática árabe.

 

Su conferencia titulada: FEMINISMO ¿ISLÁMICO?: logros y retos de las mujeres en Oriente Próximo nos abrió los ojos respecto a un tema con bastantes estereotipos, distinguiendo entre árabe, musulmán, islamista, y yihadista.

 

Irán, junto a Francia, eran en 1964 los dos únicos países del mundo que contaban con una mujer ministra. Hasta 1978 (año en que el régimen de los ayatolás reemplazó al gobierno del Shah) las mujeres de Irán tenían más derechos que las españolas. Pero desde entonces sus derechos han ido recortándose. La revolución iraní contra el Shah fue secuestrada por Jomeini, lamentó.

 

Armanian resaltó que el país que más musulmanes tiene es Indonesia con 255 millones de personas siguiendo esta religión, y que en estos países musulmanes hay regímenes muy variados que van desde monarquías constitucionales como Marruecos, a repúblicas (democráticas y dictatoriales) como Turquia y Siria. De los 54 países que tienen el islam como religión mayoritaria en el mundo, tan solo cuatro: Arabia Saudí, Irán, Pakistán y Sudán, son gobiernos teocráticos regidos por la sharia (ley islámica) y definió al fundamentalismo como una reacción contra la modernidad, algo que va contra el racionalismo, la ciencia, la mujer y el laicismo.

 

Ella entiende que los fundamentalismos no son producto del mundo musulmán, sino de los intereses de Occidente, y recordaba que el ascenso de los talibanes en Afganistán fue propiciado por EE UU, potencia que también allanó la llegada del fundamentalismo a Irak y el ascenso de un Papa "fundamentalista" polaco (Juan Pablo II) para arrinconar y provocar la desintegración de la antigua URSS. Considera que en muchos de éstos paises del medio oriente estas dos superpotencias provocan la atomización de los Estados y los utilizan para deshacerse de material bélico obsoleto y viejo , así como para ensayar nuevas técnicas y tácticas de guerra, así como experimentar con nuevas armas de última generación.

 

Nos hizo ver las diferencias entre el burka, el nihab, el chador, etc… y sostiene la politóloga que el 95% de las féminas que profesan o que viven en países en los que el Islam es la religión oficial no llevan velo. El velo empezó con el judaísmo y el cristianismo, convirtiendo a las mujeres en seres sin cabeza, y el Islam lo heredó. El pañuelo en la cabeza es otra cosa, es un símbolo étnico, no religioso. De la misma manera, tampoco todas las mujeres musulmanas son sumisas y obedientes ni aceptan la poligamia. Estas son unas imágenes distorsionadas que se han extendido y aceptado tanto en Occidente como en Oriente.

 

Las dos horas de desarrollo del tema dieron paso a una invitación por parte de algunas de las voluntarias de ACCEM en Valladolid para degustar un té con pastas, gentileza que las personas asistentes agradecieron.